Cuando el dinero destruye naciones

Cuando el dinero destruye naciones

Phillip Haslam y Rusell Lamberti
Cyngular
Abril 2019
226
9789804250354

Cuando el dinero destruye naciones narra con lenguaje sencillo cómo fue que se produjo la hiperinflación que arruinó a Zimbabue, y cómo sobrevivió la gente común. Finalmente, es un llamado de alerta para países que imprimen dinero sin control.

El empresario, inversor y conferencista de origen japonés, Robert Kiyosaki, quien ha vendido millones de ejemplares del libro Padro rico, padre pobre, hizo el siguiente comentario sobre este texto de Philip Haslam y Russell Lamberti: “La simplicidad, claridad y gran uso de las metáforas en este libro hacen de Cuando el dinero destruye naciones una advertencia para el resto del mundo.”

La impresión de grandes sumas de dinero para cancelar deuda, rescatar bancos y financiar políticas populistas son señales que oscurecen el horizonte. Y erosionan la salud de la democracia. El colapso del dólar zimbabuense en 2009, después de años de impresión de dinero sin control, es un ejemplo aterrador de lo que les espera a ciertos países que desarrollan economías inviables. Este libro cuenta la desgarradora historia de la desintegración de la próspera economía de Zimbabue y de cómo la gente común sobrevivió en circunstancias turbulentas. Al analizar este caso en un contexto global, Philip Haslam y Russell Lamberti investigan las causas de la hiperinflación y trazan paralelos siniestros entre Zimbabue y otras economías del mundo. Las lecciones de Zimbabue no deben ser ignoradas.

“Haslam y Lamberti escribieron un relato fascinante y accesible de cómo los zimbabuenses realmente vivieron (y murieron) durante la segunda hiperinflación más alta del mundo, una que empañó a la hiperinflación alemana de 1922-23. Sí, la tasa de inflación diaria máxima en Zimbabwe en noviembre de 2008 fue del 98%, una tragedia económica que Haslam y Lamberti
hábilmente traen a la vida”

Steve H Hanke, profesor de economía aplicada de la universidad estadounidense John Hopkins.