Étienne de la Boétie (1530-1563) era parte de la nobleza provincial francesa. Su tío, un sacerdote, le dio educación primaria y la preparó para entrar en la escuela de leyes en la Universidad de Toulouse, donde en 1553 se graduó con honores especiales. Durante estos años de estudio se empapó de los clásicos, de modo que más tarde hizo traducciones del griego y compuso poesía en latín. Al inicio de este período escribió su ensayo inmortal, elogiado por Montaigne.