La envidia progre

Siempre me he preguntado por qué la gente “progre’’, de avanzada, muchas veces de izquierda, envidia tanto a quienes tienen dinero y viven comodamente. Alguien podría sugerir que el fenómeno tiene su origen en los revueltos años sesenta. No es cierto. Para entenderlo, basta con remitirse a la historia de Los Murphy. Se trata de un cuento de hadas, con un final melancólico, que anunciaba la llegada de la Segunda Guerra Mundial.

Mafi masari

Para ser un apellido que no abunda, Dahbar esconde secretos que aprendí a apreciar con el paso del tiempo. Sin la h y con v corta, quiere decir palabra en hebreo. Lo que confirma mi elección de vida en el mundo de la escritura. En mi caso, fue la palabra heredada de mi madre.

La lista que viene de Panamá

Esta historia tiene como protagonista una oficina en una ciudad pequeña en la cintura del continente americano, y como actores de reparto a ex presidentes, ex gobernadores, ex alcaldes, ex ministros y a sus amigos empresarios.

911

Hay números que son sintomáticos. No entiendo muy bien por qué. Pero lo son. 911 adquirió en noviembre pasado un nuevo sentido entre nosotros: el de una enfermedad letal y corrosiva que padece el cuerpo social venezolano desde 1999. Por ahora voy a diagnosticarlo como el bronco padecimiento de la sospecha.

El arte de equivocarse

Lo sabemos. El error genera demasiada angustia, decepción, enojo. Existen familias donde esa palabra ha sido exterminada del vocabulario feliz de todos los días. Donde se crían hijos perfectos, equivocarse no tiene cabida. Es sinónimo de perdedor. Y lo sabemos: los perdedores no tienen cabida en este mundo.

Últimos
lanzamientos

Suscríbete
a nuestro newsletter