El aceite que derrama el olivo

El aceite que derrama el olivo: milagros de la Virgen del Perpetuo Socorro

  • Sello editorial: Editorial Dahbar
  • Edición: Agosto 2022
  • Páginas: 85
  • Formato: Trade
  • ISBN: 978-980-425-085-9

$15.00

Otras opciones de compra

      El aceite que derrama el olivo: milagros de la Virgen del Perpetuo Socorro

      Oscar Medina

      $15.00

      Otras opciones de compra

        Una historia actual sobre la fe, y sobre cómo a la Virgen del Perpetuo Socorro se le siguen atribuyendo milagros. Algunos de ellos, en el corazón de algunas urbanizaciones caraqueñas.

        En 2007, en Caracas, una imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro que había sido adquirida años antes en la iglesia de Santa Teresa empezó a segregar un líquido que parecía aceite de oliva. Era tanto que hubo que depositar a la estampa de papel sobre una bandeja. Por esos mismos días la dueña de la imagen pasaba por una gran angustia, porque una niña de su entorno tenía un tumor maligno en la cara. Al cabo de varias consultas médicas y una intervención de seis horas en un hospital de Boston, la nena se recuperó sin necesidad de radioterapia ni quimioterapia. La familia atribuyó la curación al líquido que desprendía de la imagen, con la que habían untado a la niña, y desde ahí se corrió la voz: esa imagen, decían, tenía poderes milagrosos.

        Una investigación exhaustiva sobre la fe, que es capaz de mover montañas cuando los tiempos y las situaciones lo ameritan.

        Desde entonces, la imagen ha seguido soltando esa suerte de aceite, y ha habido otros casos en los que los involucrados están convencidos de que ocurrió un milagro gracias a esa sustancia. Usando las técnicas del periodismo, Oscar Medina recogió varios testimonios, como el de la conocida periodista Anna Vaccarella, que atribuye en parte su curación de un linfoma no Hodgkin al aceite de la Virgen del Perpetuo Socorro, y de un médico oncólogo que tiene una imagen de esa virgen en su consultorio.

        Otros títulos publicados por Editorial Dahbar: Santa Palabra. José Gregorio Hernández por sí mismo, de Carlos Ortiz, y ¡Viva la Vida!, de Enrique Barrera Negroni.